Humberto y su ¿Por qué no me amas?

Persiguiendo la máxima libertad, porque tirarse al vacío emocional es la opción de muchos

¿Os gusta tiraros al vacío? A mí me encanta esa sensación de libertad máxima, una mezcla de poder e irresponsabilidad que reprimen cualquier intento de tu lado racional por volverte al camino correcto. Pero una cosa es tirarte a la piscina a la aventura cuál Hester Stanhope por el desierto, y otra muy distinta es ir corriendo en busca de parches para llenar un vacío emocional.
Y es precisamente de eso que os quiero hablar hoy, de los que se lanzan en los brazos virtuales de toda mujer que ven y se abren en canal sacando toda suerte de mierda emocional que ni el mejor coctelero puede resolver en algo digerible.

Tinder sí, Tinder no

Tinder sí, Tinder no… todo aquello que crea controversia mola, tanto que sus detractores son los primeros en usarlo entre bambalinas, añadiéndole un toque más morboso si cabe.

Vamos a concretar. Todo comienza ese día que quieres sentirte como una mujer empoderada y sexualmente libre, ese fatídico día que decides que para demostrarlo al mundo (y a tu ex) te vas a hacer un perfil en Tinder. Decides escuchar todos los consejos de las personas que te cuentan lo liberador que es abrirte un perfil en esta hermosa herramienta y gritar a los 4 vientos que ya estás de vuelta al mercado, lo que técnicamente la convierte en un mercadillo para follar.
Su mayor auge suele ser los días previos al día de San Valentin, aún recuerdo el primero que pasé soltera…fue el drama de vida. Me convertí en la típica escena de película de mujer en pijama con helados, solo que cambiando la comedia romántica por la Corpse Bride de Tim Burton – Bridget Jones y yo no tenemos muy buena relación- , y pensando “por qué nadie me ama hasta la muerte como en la película” *llanto descontrolado*…repito, un drama desolador, lastimero y bastante bajero . 
Pero al pasar los años comencé a darme cuenta de que esta industria del amor es completamente mentira. No solo por la comercialización, que eso ya lo sabemos todos, sino que ése amor que se expresa con grandes gestos y tan de repente, suele ir con segundas, tiene algo que esconder, lleva el mejor as en la manga, quizá en la equivocada pero ahí está…

Ahora sí, la historia de Humberto

Y he aquí lo que esperábais, la historia de Humberto y su ¿por qué no me amas?. Un día, después de haber terminado una relación que fue realmente importante para mí, decido (como cualquier persona lógica y en control de sus sentimientos, ja!) abrirme al mercado y registrarme en Tinder…(ya empezamos con los errores de nuevo). Mis amigos, en su afán de ayudarme a que superara al desastre de novio que había tenido, me alentaron y me dieron alas como a Ícaro…a por todas dijeron. Y lógicamente, les hice caso y abrí mi perfil. Total, las alas son para volar, ¿no?.


Comienzo a experimentar con este catálogo de personas en línea, sintiéndome como la directora de una agencia de talentos diciendo si y no en base a realmente poca información. Después de hacer algunos match, me comenzaron a llegar fotos no deseadas (ver artículo anterior) -porque sí, la gente tiene una extraña necesidad de exhibirse – y propuestas al estilo “quieres venir a follar a mi casa” sin un hola antes ni siquiera con su nombre (esto ya me parece deporte extremo) Al final, logré hacer una incursión más profunda en ese pajar para llegar a algunos perfiles con los que pude mantener una conversación normal sin muestras gráficas de su hombría.


Descarté algunos, pues esas muestras de hombría llegaron poco después, pero decidí quedar con Humberto, parecía estable, buscaba una relación, se había comportado respetuoso y era muy amable… y digo venga va, vamos a quedar. Elijo un lugar tranquilo con mucha gente (porque uno nunca sabe que psicópatas te encuentras por el camino), nos encontramos y lo primero que veo es que lleva unas gafas de sol de posible ladrón o lo que llamaríamos en Venezuela un mono en moto… la cabeza empieza sonar todas las alarmas posibles, a mandarme señales como si fuera el show de truman pero yo, lejos de hacerle caso, decido que no hay que juzgar el libro pos su cubierta y seguí caminando hacía la aventura 

La conversación con Humberto

Yo: Hola Humberto
Humberto: Hola Estefania, viniste, que bien que no me dejaste plantado

Yo: ¿Te pasa mucho?

Humberto: Pues a veces, si

Esta es la primera señal a la que debí prestarle atención – el Show de Truman seguía en acción- pero, como es propio en mí, ignoro lo que el universo quiere decir y pensé:  tal vez en el online dating es una práctica común dejar plantada a la gente. Nos sentamos en un 100 montaditos, un lugar super fancy en el que el muy caballerosamente me dejo pagar todo a mi (yo no lo ofrecí así que nótese mi sarcasmo), tampoco esperaba que me invitarán pero oye, dividir la cuenta no está mal. Segunda señal #noalostacaños
Superando la primera impresión y teniendo en cuenta que ya estaba allí y había pagado, solo me quedaba ver qué tenía Humberto para ofrecer. Pero cómo se deben imaginar, siempre puede ir a peor. Durante toda la conversación me estuvo hablando de su hija y de su antigua relación (WTF) y él porque estaba solo y lo maravilloso que era (yo perdí el interés inmediatamente). La conversación de su hija venia acompañada de todas las fotos de la niña (super seguro si yo fuera una psicópata) que oye, me parece super bien que estés orgulloso de tu hija, pero no es la conversación más correcta para tener cuando conoces a alguien.
Asustada y pensando que me iban a hacer la madre de alguna niña sin que me diera cuenta (que para alguien que no le gusten los niños es muy chungo), me fui corriendo a casa, sin una mala mirada o pensamiento, en ningún momento le di a entender que estaba interesada. Todo bien hasta aquí, porque ¿quién no ha tenido una mala cita?. Pero cómo deben imaginar esto no termina aquí.


¡Bip Bip! *por mensajes de texto*
Humberto: Me encanto conocerte, eres una mujer muy especial

Yo: Gracias, ¡qué majo eres!.

Humberto: Espero que nos podamos volver a ver

Yo: Bueno, ya veremos.

Humberto: Deberíamos hacer un viajecito juntos, Ryanair tiene ofertas 
*Móvil en la mano y cara de “oh shit me roban los riñones seguro”*

Yo: Me parece un poco precipitado hablar de viajes, yo no te conozco no sé si me vas a robar un órgano o algo. 

Humberto: No seas tonta, es que sé que sería un viaje muy especial. 

Y sigue…

Mi yo interno (y Truman por ahí haciendo ruido): Vale, te quiere coger, solo que en otro país  Yo: No, no, la verdad es que no estoy interesada 
Cierto que deje un poco la puerta abierta, pero no esperaba como se iba a desarrollar lo siguiente. El siguió insistiendo para quedar, yo le dije que no podía, que tenía una vida ocupada (sabes cuánto tiempo ocupan mis gatos), puse cualquier tipo de excusa porque de verdad alguien que después de solo una cita te pide viajar contigo debería hacerte saltar todas las alarmas.

Logré salir ilesa de toda la situación hasta que llego EL DRAMA

Humberto: nunca tienes tiempo para mi, como quieres que construyamos una relación si no podemos quedar, yo quiero una chica que me de amor y tenga tiempo para mi
Yo: oye que nos hemos visto una sola vez en nuestra vida. Pero ya que sacas el tema, creo que no eres la persona para mí. Quieres cosas que yo no quiero y para las que no estoy preparada
Humberto: pero tú eres perfecta para mi
Yo: pero no me conoces, no sabes si soy perfecta o no.
Humberto: Eres guapa y trabajas. (¡ojo a los criterios de selección!…será por eso de que esto es un mercadillo…)
Yo: Mira de verdad creo que no buscamos lo mismo. Si quieres podemos ser amigos, pero no me gustas de esa forma
Humberto: Ya yo tengo amigos, yo quiero una novia
Yo: bueno vale, pues nada.
Por un momento me sentí mal me pregunté: “¿por qué eres tan cerrada? ¿por qué no le das una oportunidad?” Pero esa idea se fue tan rápido como vino y fue así que supe que de verdad no era para mí. Olvidando la situación continué con mi día a día de soltera, aún tenía mi puesto en el mercadillo, pero la verdad es que no le prestaba demasiada atención a lo que pasaba por mi paradita. Pero Humberto no se iba a rendir tan fácilmente, porque claro, soy guapa y trabajo ¿quién deja ir a una mujer con tantas virtudes? 

Dos días más tarde…

Humberto: hace días que no me escribes, ¿Todo bien?

Yo (con una cara de WTF que me llegaba al suelo): Me dijiste que no querías ser amigos, entiendo que no quieres que te escriba 
Humberto: Es que no quiero una amiga, pero sigo pensando que deberíamos intentarlo 

Yo: la verdad es que creo que no eres para mí

Humberto: bueno vale salgamos como amigos ¿quieres ir a tomar algo? 

Yo: bueno vale cuando tenga tiempo te digo, pero como amigos y sabiendo que no va a pasar nada más  

Humberto: Claro, lo entiendo. 


Yo digo venga va, seguro que es muy buen amigo, porque la verdad es que mal no me cayó, pero cuando no hay feeling pues no lo hay, así de simple. Estas cosas no se pueden inventar, pero los amigos siempre son bienvenidos..sé lo que estás pensando, ilusa al máximo. ¡Sí, thats me!. Pero debo decir, en mi defensa, que tardé mucho en volver a salir con él. Cuando digo mucho es mucho. 

Unos meses más tarde…

Humberto seguía picando piedra mientras yo estaba haciendo cosas mucho más interesantes con mi vida, y sin ningún problema se lo dejé saber, pero no había manera él seguía insistiendo. Y el problema no era que insistiera, el mayor problema para mí era que no paraba de informarme de todas sus virtudes de forma muy prepotente, sin entender el porqué yo no quería estar con él cuando tenía un tan buen trabajo, era todo muy “mátenme por favor”. 
Pero la cosa siempre puede ir a peor, después de varios rechazos y ninguna salida más, me montó un show de que yo no tenia tiempo para él, que así no funcionaba una relación que él me quería y que no podía seguir así. (insisto, WTF): 

Yo: pero qué coño dices, ¿qué relación? ¿de qué estás hablando?. Que tú a mi no me gustas y te lo he dicho millones de veces 

Humberto: Pero tú a mi sí. Así que como quieres que hagamos si no tienes tiempo para mí. Tu y yo vamos a estar juntos lo sé. *Psicópata in the making* 

Yo: a ver, que tu no me gustas, no me gusta tu actitud, tu vida y no me atraes. No sé como más decírtelo. (la delicadeza no es mi fuerte)

Humberto: es que tú no sabes lo que quieres, yo te quiero y sé que tu vas a querer una familia con niños, es lo que ustedes tienen que hacer 

 

Pero no acaba…

Aquí ya llegó el inicio del fin de la situación. Indudablemente lo bloqueé con toda la indignación que la situación me produjo. A ver, no puedo entender como una persona sin conocerte “te ame”…qué poco se necesita para que alguien “se enamore de ti” o simplemente son personas que tienen un vacío inmenso por llenar y te usan para que seas la madre de sus hijos (cosa que en mi caso no va a ocurrir, dudo que pueda ser la madre de los míos, imagínate de los de otros).


Tal vez yo no le doy la oportunidad al amor (como dicen) o juzgo muy rápido pero sé lo que quiero y si no me gustas, pues no me gustas. Estoy un poco cansada de la capacidad de algunas personas (hombres o mujeres) de creer que saben lo que tú quieres mejor que tú. Ah, y ni se te ocurra llevarles la contraria. 
Queridos amigos y amigas, si alguien te dice que no le gustas, suele ser verdad, let it go. Lo que tú sientes no es amor es obsesión, como bien dice la canción de Romeo Santos (aquí botando mi juventud por la borda), y probablemente no va a cambiar, la historia de Bridget Jones no es una relación nada saludable y no deberían aspirar a que su historia de “amor” sea la de estar esperando a que el hombre o mujer de sus sueños recapacite y los ame y así estar juntos después de todas las putadas que te hizo. Quiérete, respétate y aprende a llenar tus vacíos por ti mismo, nosotros no queremos llenarlos por ti (thank you but no thank you) no queremos esa clase de responsabilidad. 
Humberto sigue apareciendo de manera esporádica a ver si he cambiado de opinión (cosa que no ha ocurrido y no va a ocurrir), sigue intentando y seguro se ganará algún premio por insistencia- No se lo voy a dar yo, eso seguro- pero no es sano para él y sin duda al final de todo, cuando se de cuenta (please!!!) Verá que  solo perdió un valioso tiempo en el que pudo intentar conseguir a alguien con los mismos vacíos emocionales que él para tener una relación completamente tóxica y ser felices para siempre (hay muchos por el mundo) 


Cuéntenme, ¿les ha pasado?. A veces tengo miedo de ser la única a la que le pasan estas cosas, ¿conocen a alguien así? ¿ Cómo enfrentan estas situaciones? 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s